Amigos del Pueblo Saharaui de Guadalajara
Amigos del Pueblo Saharaui
Guadalajara
Inicio  |  Quiénes somos  |  Colabora con nosotros  |  Contacto




Si tienes problemas al desplegar el menú, pulsa aquí.

 

CONFLICTO

El 6 de noviembre de 1975, en plena agonía del régimen franquista, el rey de Marruecos, Hassan II lideraba la “Marcha Verde” con la que invadió la que fuera la 53 provincia española: el Sahara Occidental.

El ejército español lejos de defender la resolución de la ONU y el periodo de transición abandonó a su suerte a la población saharaui dejando el camino a los marroquíes el 26 de febrero de 1976, lo que obligóa los saharauis a enfrentarse con al ejército del monarca alauita. El Pueblo Saharaui sufrió los bombardeos con NAPALM y fósforo blanco sobre la población civil, lo que forzó un éxodo masivo hacía el desierto para huir del sufrimiento, la guerra y la muerte.

La guerra contra Mauritania se prolongó hasta 1979. Un golpe de estado en el seno del ejército mauritano hace que el gobierno entrante firme la paz con el Frente Polisario, que hasta entonces habían ejercido una resistencia muy dura en los territorios ocupados por este país.

Sin embargo, con Marruecos la guerra se prolonga hasta 1988, momento en que se producen las primeras conversaciones de paz. Aunque no sería hasta 1991, cuando se firman en Houston los Acuerdos de Paz, bajo la supervisión de la ONU, mientras los muertos por ambos bandos se cuentan por millares.

Para descargar los Acuerdos de Houston haga click sobre

La ONU establece un Plan de Paz que es consensuado por todas las partes. En el mismo, figura como condición: el derecho inalienable a determinarse del Pueblo Saharaui sobre su propio territorio a través de un referéndum, que la ONU comienza a preparar.

Marruecos como fuerza invasora y nueva potencia colonizadora del Sahara Occidental, obstaculiza el proceso electoral y realiza maniobras dilatorias dentro y fuera del país, para impedir por todos los medios la realización del referéndum de autodeterminación.

Transcurre el tiempo y la ONU mantiene el control sobre el “Alto el fuego” y se conceden las prórrogas sobre el conflicto. Se suceden las resoluciones y los enviados especiales de la Secretaría General. Marruecos hace caso omiso de las resoluciones y de los requerimientos y soluciones planteados por los enviados especiales, porque tiene el apoyo explícito de Francia, EE.UU. y otros países de la comunidad internacional a los que este conflicto no les interesa.

La postura española es contradictoria. Por un lado, los diferentes gobiernos, a pesar de las buenas palabras, no han actuado con responsabilidad para aportar alternativas serias a la solución de este litigio por miedo a enemistarse con el vecino Marruecos.

Desde hace 35 años los saharauis sobreviven en jaimas en los campamentos de refugiados en el exilio forzoso, abandonados de todos, donde a nadie molestan y nadie se preocupa de ellos.